Mostrando entradas con la etiqueta James Cameron. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta James Cameron. Mostrar todas las entradas

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL [CINE]

Sin duda estamos ante una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos. Cuando escribimos estas lineas se han cumplido 25 años de su estreno allá por 1991. Cómo pasa el tiempo. Éramos unos adolescentes preocupados por el acné cuando el mundo se paralizó con esta soberbia secuela, que rompiendo la norma no escrita sobre segundas partes, le dio mil vueltas a su antecesora. James Cameron, creador y artífice de esta saga, rizó el rizo para desbancarse así mismo con este festival de acción, adrenalina, efectos especiales y poderío visual que a día de hoy sigue asombrando y es un firme referente a la hora de hablar de films de género, de acción o de viajes temporales. Una colosal muestra de hasta donde puede llegar la imaginación cuando varios factores se unen. Había llegado...'Terminator 2: el juicio final'

Cameron venía de fracasar en taquilla con 'Abyss' y nadie pensaba que...



ALIENS, EL REGRESO [CINE]

La frase 'segundas partes nunca...' etc, etc...os suena ¿verdad? Pues olvidarla porque es la mayor mentira que jamás se ha hecho acerca del cine. Esa y que Ben Affelck es actor. La tan oída y odiada frase de marras se destroza con un buen puñados de títulos: 'La novia de Frankestein' (James Whale, 1935), 'El padrino II' (F.Ford Coppola, 1974), 'El imperio contraataca' (Irvin Keshner, 1980), 'Terminator II' (James Cameron, 1991), 'Toy Story 2' (John Lasseter, 1999), '28 semanas después' (J.C. Fresnadillo, 2007), 'Regreso al futuro II' (Robert Zemeckis, 1989), 'Spider-Man 2' (Sam Raimi, 2004), 'El mito de Bourne' (Paul Greengrass, 2004), 'El caballero oscuro' (Christopher Nolan, 2008) y así un largo desfile de títulos. Es obvio que también hemos sufrido innumerable bazofia con tal de sacar tajada a la primera parte, pero los casos de soberbias secuelas son abundantes. No se puede tolerar por más tiempo que esta frase manipuladora siga vigente. Y menos con el siguiente caso de hoy. Niños y niñas, sujetaros bien. Vamos a un lugar donde nunca debería ir nadie solo.