Mostrando entradas con la etiqueta Francis Ford Coppola. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francis Ford Coppola. Mostrar todas las entradas

LOS MEJORES GANGSTERS DEL CINE [ESPECIALES]

El cine de gangsters, de mafiosos, criminales y demás ralea de los bajos fondos siempre ha sido un cine con el que hemos disfrutado. Tal vez por ese encanto perverso que tiene sentir empatía por los numerosos personajes que el cine, a través de la historia, nos ha ido dejando en perlas de excelentes films. Grandes genios tras la cámara como Howard Hawks, Raoul Walsh, William Wellman, John Huston, Coppola, Scorsese, Kubrick y un largo etcétera nos han brindado la posibilidad de vivir en el lado oscuro de la sociedad, nos han transportado al otro lado de la ley. Sin concesiones, sin mirar atrás, aun a sabiendas que como dice el lema: "El crimen siempre paga". Quizás sea la sensación de saberse perdedores, de ser los verdaderos anti-héroes del cine, los gangsters han pervivido en nuestra memoria colectiva como un poderoso reclamo a una vida fantasiosa que todos, en algún momento, hemos deseado vivir. Repasemos en esta variada selección a una terna de actores que nos han servido en bandeja una prodigiosa muestra de interpretaciones de los chicos malos de Hollywood. A golpe de metralleta Thompson...

EL PADRINO parte II [CINE]

Un cinéfilo siempre ha fantaseado con la posibilidad de colarse dentro de un film. Me explico. Si existiera la oportunidad de elegir una película en la cuál pudierais entrar, pasear por sus calles, vivir su historia o hablar de tú a tú con los personajes...¿Cuál elegiríais? Tras haber imaginado andar entre las mesas del Rick's Cafe de 'Casablanca', publicado un periódico junto a Orson Welles en 'Ciudadano Kake', cabalgado junto a Aragorn en 'El retorno del Rey' o haber perseguido replicantes junto a Harrison Ford en 'Blade runner', debo confesar que siempre he deseado conspirar al lado de Michael Corleone. Quizás sea por mi personalidad de mafioso frustrado, tal vez perdía muchas peleas en el patio del colegio y las ansias de venganza se fueron acumulando, no sé. Pero desde la primera vez que vi esta soberbia continuación de 'El padrino' (1972) no he podido evitar imaginarme sentado tras ese místico sofá de piel mientras mis secuaces me veneran cuál deidad babilónica. Llamadme  nostálgico, pero aún pienso en vengarme de esos canallas de 10 años que me pegaban en el cole.