Mostrando entradas con la etiqueta Danny Elfman. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Danny Elfman. Mostrar todas las entradas

VENGADORES: LA ERA DE ULTRÓN [CINE]

Joss Whedon puede estar más que satisfecho por su nueva creación. Considerado ya como el nuevo gurú del universo Marvel (con permiso del siempre eterno Stan Lee) Whedon ha dejado su impronta tanto en cine como en TV gracias a su incursión en la franquicia de Los Vengadores y en Agents of Shield respectivamente. Con esta secuela, La Era de Ultrón, ha ido un paso más allá. podemos estar muy orgullosos del planteamiento y desarrollo que esta fase 2 en la que nos encontramos ha tomado un giro y un cariz que no deja de sorprender. Si bien es cierto que Whedon ha tenido carta blanca a la hora de reformular los orígenes de muchos superhéroes para configurar esta nueva singladura en la gran pantalla, no hay que dejar de mencionar que en su gran mayoría son aciertos. Podrá gustar más o menos, y los detractores en este asunto son millar, pero la mágica chistera del director de "Vengadores: la era de Ultrón" ha vuelto a obrar el milagro. Ha sabido combinar elementos creados en los comics para insertarlos en su saga cinematográfica sin que los cambios que él mismo ha hecho perjudiquen al espectador. Los puristas de Marvel pondrán el grito en el cielo al ver...

FRANKENWEENIE [CINE]

Cuando uno tiene la oportunidad de incluir en una obra propia referencias a sus influencias infantiles es sinónimo que trabaja en lo que le gusta. Escribir una historia e incluir personajes, nombres o hacer claros homenajes a tus mitos es todo un disfrute. Si para un don nadie como yo es ya un motivo de satisfacción salpicar este blog con unas frases acerca de mis directores o películas preferidas, imaginaos lo que debe ser para un tipo tan singular como Tim Burton. Que él disponga de la posibilidad de realizar una película donde pueda reunir de un plumazo a todos sus mitos infantiles, sus héroes (o no tanto), sus películas que le marcaron y un sentido homenaje a actores que perviven en su memoria, es simplemente para aplaudir. Si encima resulta que nos hace una película de animación en la que mezcla sus temas favoritos (macabros siempre...claro) y Disney está por medio, sólo nos queda elegir un buen sillón, apagar el móvil e intentar creer que tenemos 10 años de nuevo. Aunque con Tim Burton, eso es fácil.

LA NOVIA CADÁVER [CINE]

Que el amor está más allá de la muerte está por probar. Que la muerte es un tránsito hacia otra vida, también. Que ambos temas vayan de la mano siempre en el cine, una ley universal. Matar por amor o amar hasta morir son argumentos muy recurrentes en las películas. Los grandes dramas, pasiones e imposibles historias de venganza por amor son siempre bien recibidas por el público (nos va la marcha). Pero cuando se mezcla con igual delicadeza estos dos temas y se le añade unas gotas de magia, una pizca de artesanía y un enorme montón de buen hacer cinematográfico, en algunas ocasiones, muy pocas, podemos gozar con la fantasía hecha realidad. Somos capaces de recrearnos con una macabra historia de amor donde la muerte es dulce, la venganza obligatoria y las tumbas un lugar donde la música cobra vida...

BITELCHUS [CINE]

El género de cine fantástico, en su rama más comercial, fue siempre campo de abono para el Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg. Sin embargo, una inquieta mente con un peinado aún más inquietante llamó a la puerta de la meca del cine con energía. Era un tipo desgarbado y taciturno, empleado en Disney Studios, muy imaginativo e innovador. Sus primeros trabajos fueron cortos de animación (con el uso de stop-motion) algunos de ellos muy reseñables ('Frankenweenie' que luego convirtió en largometraje). Su incursión en el cine fue con la extraña comedia 'La gran aventura de Pee Wee' (1985). Bajo perfil para ponerse tras la cámara con un guión ajeno, en un gran estudio como la Warner e intentar imponer su visión. Fue el primer escalón de una maravillosa carrera. Se llamaba Tim Burton.

LOS SIMPSON: 25 AÑOS DE AMARILLO [ESPECIALES]

El 17 de diciembre de 1989 ocurrió uno de los hechos televisivos, y socio-culturales, más importantes de todos los tiempos. Se asomaban a la caja tonta una vitriólica familia norteamericana en una nueva serie cómica llena de sátira y mala leche. La diferencia con el resto: eran dibujos animados y eran amarillos. Todo cambió a partir de entonces. Los dibujos animados no volverían a ser lo mismo, ni siquiera las series de TV podrían pasar por alto el impacto que durante los últimos 25 años, se dice pronto, han tenido la catódica familia de Springfield. Homer, padre de familia con numerosos traumas, manías, fobias y comportamientos psicópatas; Marge, su esposa amante y abnegada, filtro de las locuras de su marido y conciencia eterna de la familia; Bart, hijo mayor, rebelde, canalla, juerguista y con ademanes que van de lo mordaz a lo diabólico, pasando por una relación pseudo-gay no del todo esclarecida entre él y su inseparable amigo Milhouse; Lisa, segunda hija, educada y con principios, inteligente, irónica y lastrada por una familia que no llega del todo a comprender la; Maggie, la eterna bebé aferrada a un chupete que oculta una singular mirada del mundo adulto. Todo cambió, habían nacido: 'Los Simpson'.