BUSCANDO A DORY [CINE]

13 años pueden ser muchos cuando nos referimos a secuelas pero tratándose del mayor estudio de animación que existe actualmente Pixar esta espera se convierte irremediablemente en una grata sorpresa cuando, además, nos devuelve a unos personajes tan queridos como Nemo, Marlin y como no, Dory.

Antes de nada al espectador se le plantean una serie de preguntas a las cuales trataremos de responder de la manera más sencilla.

¿Se trata de una secuela propiamente dicha? No

¿Es mejor que su antecesora? No

Aunque parezcan unas negaciones rotundas y secas tienen muchas explicaciones y atenuantes que...












...hacen de 'Buscando a Dory' una acertada excusa para llevar a los mas peques de la casa al cine. Aquellos que carezcan de esa "fortuna cinematográfica" que es llevar a los niños al cine, tampoco tendrán problema para volver a bucear en este basto y colorido océano que propone el film. Gracias al preestreno organizado por Sensacine en los cines Kinépolis Ciudad de la Imagen en Madrid, pudimos asistir con los peques (era nuestra excusa) al encuentro de tan esperado evento: volver a ver a Dory.


No es una secuela ya que las andanzas de Nemo y su estresado padre aquí sólo sirven para encauzar la historia de Dory, la roba escenas de 'Buscando a Nemo'. Por ello este film se ve mejor como un spinoff muy logrado y entretenido aunque no llegue a la casi geniliadad que fue la aventura de Nemo.


Dory sigue igual de alocada y entrañable, sobre todo en los flashback donde nos mostrarán su niñez (ahí os enamorareis aún mas de ella) y su peculiar odisea personal por encontrar a sus padres es el eje central de esta historia, que al igual que sucedió con Nemo, la trama se centra en la superación de aquellos que son diferentes.


El mensaje del film es muy fuerte en lo referente a este tema. Todos somos diferentes pero aquellos que tienen ciertas dificultades son vistos y tratados de forma insensible, cuando realmente nos dan auténticas lecciones de humanidad (aunque sea un pez), amistad y valentía, pues convierten su dificultad en su mejor virtud para derribar muros.


Dory funciona muy bien como vehículo para lucir al azulado personaje creado por Andrew Stanton, que repite en la dirección. Y arriesga en visualizar la historia de esta búsqueda con un especial énfasis en las escenas mas cercanas al splastik que a la acción dramática que vimos en la anterior entrega. Sin duda han ido a lo fácil, al gag visual y (a veces) desproporcionado de unos personajes que rozan la locura por momentos.


Aunque como pasaba en 'Buscando a Nemo' aquí los personajes secundarios son el plato fuerte. El pulpo arisco Hank, que detesta el mar y luce como nadie su habilidad de camuflaje, un tiburón ballena miope, Destiny y una beluga hipocondriaca acompañan a Dory de manera divertida. Tecnicamente la película es una delicia. Pixar domina la animación de forma apabullante y en ese aspecto no se puede criticar nada negativo. Combina muy bien una acertada banda sonora con poderosas imágenes visualmente espectaculares (atención a la escena de un camión y un salto al vacío...insuperable).


La historia y la trama adolecen en ciertos pasajes pero remontan y se refuerzan con los flashback que retroalimentan la película. Quizás su duración sea algo excesiva para su contenido, tal vez no aguante la comparación con su predecesora pero de lo que no hay duda es que las ganas de volver a disfrutar de estos personajes era evidente, sólo hay que ver las cifras de taquilla de este spinoff, que se ha convertido en el estreno de animación mas taquillero. Y sin duda, será el éxito del verano. Con o sin peques.

VALORACIÓN: 6/10

1 comentario:

  1. ¡Muy buena crítica! Pues coincidimos en el cine, porque yo también fui a verla ahí jaja

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.