MIS OSCUROS PASAJEROS: EL JOKER [ESPECIALES]

¿Por qué nos sentimos irremediablemente atraídos por los villanos en el cine? ¿Qué tienen que los hace ser tan seductores, enigmáticos y tremendamente interesantes? Puede que sea la poderosa fuerza que los ha hecho traspasar el límite de la moralidad, cruzar esa línea que separa la supuesta normalidad que concebimos como realidad para adentrarse en el sendero más oscuro del ser humano. El cine ha plasmado lo más recóndito de la mente humana a través de multitud de personajes que han soportado la carga del mal como un castigo, una redención o una liberación hacia sus propios sueños. Mientras que nosotros, desde nuestra "normalidad" vemos que esa liberación es más bien una pesadilla. Pero la pregunta es: ¿Por qué nos gustan los villanos? 

Tal vez por esa falta de escrúpulos, de total sensación de libertad a la hora de destruir, crear o vivir. Sin moralidad, sin explicaciones, sin concesiones. Reflejan en muchas ocasiones el anhelo que tenemos de conseguir todo aquello que por los cánones normales jamás podríamos alcanzar. Pero para protegernos de esos "monstruos" los hemos disfrazado de asesinos, enfermos mentales o delirantes criaturas cinematográficas. Por esa atracción hipnótica que sentimos hacia esos tremendos personajes, comenzamos hoy una nueva sección que esperamos que os guste tanto como a nosotros realizarla. Vamos a ir recuperando a aquellos personajes que han ido poblando nuestras más perversas pesadillas y sueños imposibles. Esos míticos villanos de cine que han sabido ganar nuestra simpatía a lo largo de la historia. Delirios de grandeza, poder, sangre, muerte, horror y un sinfín de maldades dignas de las mejores epopeyas. Sentaros cómodos, no miréis atrás, cerrad puertas y ventanas. Quizás alguien os esté observando... Hoy: El Joker. Es cruel, ácido,mordaz, impredecible y...



"No te voy a matar porque me divierto mucho contigo."

No tiene ningún aprecio por los hombres. Le da igual matar a uno que a cien mil, que sea a tiros o a bombazos, que mueran niños o ancianos. Tampoco le interesa el dinero, lo único que le seduce es el mal por el mal, lo único que pretende es crear caos y divertirse viendo como Batman intenta evitarlo.


"Utilizo un cuchillo porque las armas de fuego son demasiado rápidas."

Aunque el maléfico Joker sí que tiene una predilección: le gustan los cuchillos porque con uno de ellos le cortaron la boca provocándole una macabra y eterna sonrisa. Tal vez fue eso lo que le llevó a la locura. Pero no sufre una locura descontrolada, sino muy bien dirigida. Sabe qué hacer perfectamente en cada momento para salir victorioso frente a la policía y frente a Batman en su intención de que el mal domine Gotham. Es el contrincante más audaz y conocedor del comportamiento humano de cuantos hayan luchado contra los que defienden el bien y la justicia. En más de una ocasión, por ejemplo, deja su vida en manos de Batman porque sabe que nunca lo matará a sangre fría debido a su incorruptible moral.


"Instaura una pequeña anarquía; altera el orden establecido, y todo se convierte en caos. Soy un agente del caos. ¿Y sabes algo del caos? es justo."

Aunque, a veces, sus endiablados juegos nos salen como él tiene planeado. Como cuando pone unas bombas que pueden ser activadas a distancia en dos barcos y a la gente que va en el primero, repleto de mujeres, niños y ancianos, les da el activador del segundo, en el que van un grupo de presos, y viceversa. La diversión consiste en ver quiénes escongen en activar las bombas primero. Pero la artimaña de el Joker sale mal y ninguno de los dos grupos aprieta el detonador. No porque piensen en hacerlo sino a que nadie quiere vivir con la carga de haber matado a un centenar de personas.


"La gente cuando está a punto de morir se muestra tal y como es. Así que, en cierto modo, yo llegué a conocer a tus amigos mejor que tú".

En su particular lucha contra Batman no logrará vencer y el bien y el orden se impondrán sobre el mal y el caos. Aún así, lo que sí que conseguirá Joker será sacar a relucir la parte más oscura de la condición humana: si las circunstancias les son adversas, la mayoría de las personas sucumben ante la maldad.


"Soy un hombre de gustos sencillos, me gusta la dinamita, la pólvora y la gasolina. ¿Y sabes que tienen en común? Que son baratas"

Han existido muchos Joker, tanto en cine como en televisión. Pero entre la terna de Cesar Romero, Jack Nicholson o Heath Ledger, nos quedamos sin duda con el poder de seducción caótica del último. Este Joker payaso, psicópata y esquizofrénico que carece de empatía. Así lo definió el propio Ledger y no paró hasta convertirse en una sombra de sí mismo; demasiado perfecto, demasiado unido a su asesino.


"La locura, como bien sabes, es como la gravedad. Basta con un pequeño empujón. Ja ja ja ja ja."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.