ANITA EKBERG: NO TODO FUE UNA DOLCE VITA [ESPECIALES]

La actriz y modelo sueca Kerstin Anita Marianne Ekberg, conocida como Anita Ekberg nos dejó el 11 de enero de 2015 a los 83 años. Famosa por su escena en la Fontana Di Trevi de La Dolce Vita (1960) fue  una de las actrices más bellas del cine italiano, que cautivó a directores y productores estadounidenses, participó en más de 60 films y sin embargo murió en la pobreza, sola (no tuvo hijos) en una residencia para adultos.

Su belleza la llevó a convertirse en Miss Suecia para luego participar a Miss Universo en Estados Unidos, lo que llamó la atención de Russ Meyer, Howard Hughes y John Wayne. Su debut cinematográfico fue...













...en "Abbout y Costello go to mars" de 1953 acompañando a éste dúo de comedia muy popular en los '40. El mismo año forma parte de La espada de Damasco, esa legendaria por su filo, de Nathan Juran; El caballero de Mississippi de Rudolph Maté, nominada al Oscar por el sonido y Take me to Town del director alemán Douglas Sirk.



En 1955 se une a otra dupla famosa por entonces, Jerry Lewis y Dean Martin, que tenía un feeling muy especial. Con ellos actuó en  Artistas y modelos ese año y en Loco por Anita en 1956. El mismo año en que le llegaría la oportunidad de estar en la adaptación de la novela de Leon Tostoi Guerra y Paz, la cual  cosechó 3 candidaturas al Oscar y un Globo de Oro.


 Al año siguiente recibe una bofetada tras un baile sensual en Zarak, una película británica de Terence Young y luego en 1958 regresa a la comedia con El embrujo de París dirigida por Gerd Oswald. En Italia se rindieron ante la Zenobia de Guido Brignone en el peplum Bajo el signo de Roma(1959), pero fue en 1960 cuando enamoró a Marcelo mastroiani y a toda una generación de hombres en La Dolce Vita de Federico Fellini  que obtuvo la "Palma de oro" en Cannes.  Su imagen en la fuente es una de las más recordadas de la historia del cine, aunque ella no la pasó tan bien en el rodaje que, según contó hace poco en una entrevista, duró una noche entera  y el agua estaba fría. Tiempo después  seguiría a las órdenes del director italiano, explotando su sensualidad en  Bocaccio 70 (1962),



Lejos de alejarse de la pantalla grande, se la puede ver  junto a Frank Sinatra (quien alguna vez le propuso casamiento) y Dean Martin nuevamente en un western humorístico, poco pretensioso llamado  Cuatro tíos de Texas y El amo de la selva, ambas de 1963. En ésta última interpreta a una agente que llega a África para una investigación bastante absurda sobre una cápsula con muestras de la superficie lunar que cayó allí por accidente y 3 años mas tarde es convocada para otras películas humorísticas como Detective con rubia, la adaptación de una novela de Ágatha Christie o Un charlatán en órbita donde vuelve a encontrarse con Jerry Lewis. Más tarde  formó parte de Siete veces mujer (1967), siete cortos sobre el adulterio e interpretó a una monja trastornada que lucha por mantener su fe en La monja homicida (1979) antes de volver a trabajar con  Fellini en La entrevista de 1987. Su última aparición fue en la película erótica española Bámbola dirigida por Bigas Luna. 


Como verán, salvo La Dolce Vita no se trata de grandes clásicos reconocidos por la cinefilia o incluídos entre esos que hay que ver antes de morir, incluso algunas realizaciones en las que se la ve hasta son desagradables  desde el punto de vista estético. Así mismo Anita Ekberg que se destacó más por su voluptuosidad que por sus actuaciones, sin lugar a dudas merece su reconocimiento, ya que mas de uno veía algunos bodrios en los que participaba simplemente por su aparición en ellos, lo cual la convierte al menos en uno de los grandes mitos eróticos del mundo del celuloide.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.