DICK TRACY [CINE]

Basada en el famoso cómic de 1930, Warren Beatty se jugó bastante con esta película. Tenemos al mismo Warren en cabeza de cartel. Aparte de director tomó el papel protagonista de Dick Tracy. Cuenta con Madonna como Breathless Mahoney, Al Pacino encarnando a Big Boy Capace y apariciones (más bien desapercibidas, seguro) de James Caan, Kathy Bates y Mandy Patinkin.

Estrenada en 1990, supuso una diversidad de valoraciones (a favor y en contra) por parte de los críticos y el público. Contando con una aceptable banda sonora, y eso sí, una magnífica dirección de fotografía (lo destacable). Pero...













¿De que trata Dick Tracy? Pues es algo bastante simple. El señor Dick Tracy trabaja como inspector de policía. En el filme Dick Tracy se siente frustrado ante las continuas victorias del villano Big Boy (Al Pacino). Este siempre consigue escapar de las manos de Tracy, lo que crea inseguridad a la hora de juzgar la capacidad del protagonista como justiciero. Por otro lado nos encontramos con Breathless Mahoney (Madonna), rehén de Big Boy, quien comienza a experimentar un sentimiento de amor hacia Tracy (sobra).
Y por si no fuera poco el pobre Tracy tiene que soportar los cambios de humor de su pareja, quien no ve correcto el doble trabajo de este.



Pobre Tracy ¿no? Debe ser un hombre que transmita frialdad y melancolía ante tantos reproches y situaciones embarazosas ¿verdad?
Dick Tracy no sé, pero Warren Beatty, no. Y con esto me gustaría hablar sobre lo que NO me gustó al ver la película:

Las interpretaciones, con las cuales quedé insatisfecho. El principal problema aquí es que algunos directamente no se meten en el personaje, mientras otros sobreactuan demasiado.
Warren Beatty. ¿Qué te pasa? El protagonista, un hombre atormentado que se ha ganado la desconfianza de su entorno, sus amigos y de su familia. Pero oye, parece ser que no le molesta mucho. Todo el mundo pisándole sentimentalmente una y otra vez, y aquí, nuestro Dick Tracy se queda con una cara la cual aún no he descubierto si pretende transmitir confusión, indiferencia o dolor.

Al Pacino. Puede que se salve (no se si es por el afecto que le tengo o porque de verdad se lo merece). Su personaje es bastante divertido. Aunque, como he dicho antes, Al Pacino, quien encarna a Big Boy Capace, el malo malísimo de la historia, en ocasiones exagera demasiado, rozando la sobreactuación.

Sin duda la palma se la lleva Madonna. Comenzaré lavándome un poco las manos diciendo que en el mundo de la música puede que sea algo totalmente distinto, y que a la par respeto tanto su titulo de reina de la cultura pop como toda su trayectoria profesional. Pero en el mundo cinematográfico, déjenme decirles, flaquea. En mi opinión Madonna podría haber jugado bastante bien en el filme. Su personaje, Breathless Mahoney, es lascivo, sensual y provocativo. Fíjense ustedes, calificativos que describen totalmente a la misma Madonna. Desgraciadamente se presenta a una mujer reconocida por su erotismo, hecha un bloque de mármol.
Juegos de palabras con mensajes eróticos, miradas irónicas, contoneos de un lado para otro...Todo esto y más con un semblante frío y severo .También hay que hablar de ciertos rumores de una posible relación entre la cantante con Warren Beatty por esos tiempos. No sería de extrañar a mi parecer que Madonna no estuviera en el reparto por sus capacidades interpretativas, bueno ya sabéis como se las gasta.



Siempre intento ver el lado bueno de las cosas, y es de entender que no era fácil reconfigurar las escenas de un cómic de los años 30, así que prefiero dejarlo en un "lo que importa aquí es la escenografía".
Y me alegro de empezar a señalar lo que verdaderamente me encantó de la película. Dick Tracy es una obra para aquellos dispuestos a descubrir una explosión de colores y contrastes acompañados de una buena banda sonora. La trama es simplona, lo que supone un punto a favor a la hora de disfrutar de los detalles en la imagen y el sonido, puesto que no nos dan una historia difícil de entender.


En Dick Tracy vemos edificios verdes, coches morados, gabardinas amarillas, suelos de color rojo, calles azules, todo lo que imaginéis fusionado con colores vivos y brillantes. Llama la atención como los tonos se mantienen distantes unos de otros. No acaban fundidos, sino como un conglomerado de texturas y colores. Siempre recordaré Dick Tracy por esto, ya que me transmitió entretenimiento y diversión (sí, como lo leéis).
Los efectos especiales no son nada del otro mundo, disparos, sangre, coches volando por los aires... pero se esmeraron bastante para la época en la que nos situamos.
Me resultaron muy interesantes las caracterizaciones de varios personajes, entre ellos Big Boy. Tanto el villano como su pandilla de matones vestían caretas hechas, a primera vista, con moldes simulando la parte cómica y divertida del antiguo cómic. Se trata de individuos malvados con una imagen ridícula y parafernalia.
La banda sonora es otro punto fuerte. Junto a la destreza visual, conforma la verdadera esencia de la obra. Compuesta por dos canciones de Madonna (una de ellas se llevó el Oscar a Mejor Canción) y una composición de Danny Elfman y Stephen Sondheim..

En resumen, hay infinidad de opiniones. La mía califica esta película como una obra maestra a nivel audiovisual dañada por la falta de apreciación a sus personajes. Si quieren disfrutar de una gran dirección de fotografía, no duden ni un segundo y búsquenla.

VALORACIÓN: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.