CASTORES ZOMBIES [CINE]

Hay ciertas películas que por su título no engañan. Ya te advierten de lo que vas a ver, te sitúan y te preparan para la invasión de imágenes decrépitas que vas a engullir por los ojos. ¿Por qué ver un film como éste? Buena pregunta, mi neurólogo tiene las mismas dudas. Todo es cine ¿no? No todos los días uno come solomillo, también tenemos días de bocadillo de chopped, pues este va sin pan. La premisa que conlleva el título no engaña, te lo dice y expresa todo. Resume en dos palabras el concepto, la trama e incluso la sensación que tendrás al finalizar su visionado. No es que estemos ante el mismo caso que 'La semilla del diablo' que aparte de destrozar la película con el título y destripar el final sin verla al menos en ésta sabes que no vas a ver un film de calidad, ni tan siquiera un film. Pero tuvimos un día tonto y caímos en la cruel tentación de visionar tan selectivo proyecto. Una duda que nos corroe es saber qué fue lo primero que pasó por la cabeza a los productores (que son bastantes) cuando les presentaron y explicaron el proyecto. Alguno de ellos diría: "Pardiez ¡¡¡ será un éxito rotundo¡¡¡". La nueva moda de 'Sharknado' ha impulsado...

...a los abyectos buscadores de truculentas historias a encontrar un filón en este sub-género que mezcla terror, humor y desvergüenza a parte iguales. 'Pirañaconda' está entre estas perlitas de cine solo apto para noches de chupitos de tequila y desencuentros amorosos que acaban entre la opción de una caja de kleneex y un vaso de leche o ver un film como 'Castores asesinos'. Pedimos disculpas por nuestro mal gusto no sólo al verla sino también al publicar una crítica sobre ella...pero como ya hemos dicho, es superior a nuestras fuerzas y tenemos que contarlo. Por favor...id buscando un Almax.


Jordan Rubin es el culpable de este desaguisado de 70 minutos de duración (incluidas tomas falsas y créditos) que se nos hacen largos sin ingerir varios carajillos. La premisa se inicia con el vertido de productos químicos a un lago donde habitan unos amables castores. La trama se enreda más cuando un grupo de chicas (al que pronto se unen unos chicos para el consabido frote) va de vacaciones al citado lugar. Una idílica zona de acampada con cabañas, lago y lugareños variopintos. Si aún no habéis caído en los brazos de Morfeo cuando el film lleva cerca de 25 minutos y aún no sabemos ni hemos visto ni un lindo castor zombificado, tranquilos. La ración de pechos al aire no tarda más de 14 minutos en hacer acto de presencia.


De esta manera la película ya tiene los elementos necesarios e imprescindibles para un film de género. Es decir, chicas alocadas (alguna virgen por supuesto), chicos con sobrecarga escrotal y mucha cerveza, lugareños sospechosos de llevar una vida que mezcla narcóticos con armas de caza, un lago, un perro (que siempre es bueno llevar algo de carne), una cabaña que poder destrozar y pechos al aire (que no falten). ¿Y el malo de turno? Pues en esta ocasión no es un psicópata con traumas infantiles provisto de un machete oxidado, ni un enmascarado con ansias de hemoglobina...ni siquiera un ser maligno que se aproxime en moto (como el malo de 'Evil dead'). No, aquí nuestros encantadores castores hacen acto de presencia estilo tiburón pero con una desvergüenza sin límites.


La acción, es un decir, transcurre desde ese momento entre varios ataques a lo loco en una cocina (ojo a los planos que se marca el director con la chica gritona de turno) y los frotes que varias parejas consuman con alegría (como si no hubiera un mañana). Los castores zombies, una mezcla de Fraggel drogodependiente y el peluche viejo de una hermana, deambulan arrastrándose por los suelos enseñando dientes y ojos verdes. Una delicia que la 'Industria Light & Magic' seguro que ha tomado nota. Pero atención, que los guionistas (los hermanos Kaplan) no contentos con intentar que nos quememos a lo bonzo frente al DVD, rizan el rizo cuando el virus de los castores zombies se transmite a una de las chicas alocadas. Consecuencia, un aparatoso maquillaje que será la envidia de Carmen Potter. Lo que queda claro es que uno empatiza antes con los castores que con los personajes reales y desea fervientemente que los lindos roedores dominen el mundo (al menos la parte donde viven estos insensatos).


No queremos fastidiaros el final (si sois capaces de llegar a él) por ello os invitamos a que disfrutéis de este peculiar ejemplo de cine under-under-under-underground que no vale ni el precio de la bolsa de palomitas. Humor rancio y barato destilado de un estilo que difícilmente se puede catalogar de entretenido. La mezcla de terror y comedia negra no funciona (tienen que aprender aun mucho para llegar a los inicios de Peter Jackson o Stuart Gordon). Para subir el listón de la calidad, el director ha incluido sabiamente unas tomas falsas del rodaje. Sin duda lo mejor del film, aunque tampoco era difícil elevar el talento mostrado. No es que esté hecha mal a posta, que va...la cosa no da para más. Eso sí, tiene un público asegurado que deseará que pronto se haga franquicia de este film. ¿Veremos un crossover de castores zombies contra canguros bicéfalos? En fin...films como éste hacen que los de la Troma sean verdaderas obras maestras. Que aproveche...



VALORACIÓN: 2/10

1 comentario:

  1. Este es el tipo de pelis que gracias a su cutrez y poca vergüenza pueden hacertelo pasar muy bien con los amigos.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.