CAMINANDO ENTRE LAS TUMBAS [CINE]

Desangelada adaptación de la novela de Lawrence Block ('8 millones de maneras de morir') que trata de transmitir un aire neo-noir pero que se estrella con todo el equipo al deambular con una trama que no se sostiene desde el primer tercio del film. Su director, Scott Frank, dirige su segundo largo ('The lookout') y define que es mejor guionista ('Minority report', 'Lobezno inmortal') que realizador. Con todo el peso de la historia sobre los anchos hombros de su protagonista, Liam Neeson, repite clichés y lugares de la novela de detectives turbios. No hay nada nuevo o excepcional que uno no haya leído en los textos de Raymond Chandler o Dashiell Hammett. El personaje de Neeson es su enésima interpretación de una figura abatida por un pasado oscuro y lleno de remordimientos, algo que a Neeson le queda como un guante pero que ya está tocando fondo al ser una constante en sus últimos papeles ('Taken', 'Non-Stop', 'Sin identidad') y carece de emotividad a la hora de convencernos como espectadores de su drama. Los elementos añadidos...







...como el personaje que contrata a Neeson, un narcotraficante al que han secuestrado a su mujer un par de psicópatas con morbosos fines criminales o la figura del muchacho (con el que se quiere redimir el protagonista) que poco a poco va ayudando al detective en su investigación, son meros reductos con los que el director trata de levantar una historia sin ritmo y alicaída que no acaba de arrancar en ningún momento. Tildar este trabajo como un intento de reivindicar el thriller de los noventa que tan buenos momentos nos dejó sería de audaces. Tampoco funciona a la hora de plasmar esa atmósfera de cine negro impuesta que pulula en todo el film. Nada encaja. Como la misma trama que debe resolver el protagonista.


Casi dos horas de idas y venidas, falsas pistas, personajes casuales que distraen de la acción y una insistencia por elevar a Liam Neeson como el nuevo héroe de acción. Detalle que le llega demasiado tarde al actor y que por añadidura no acaba de resolver bien el director ya que juega con los tópicos de otros trabajos para que el público pueda identificarlo. Nada nuevo bajo el sol. Lenta y anodina. Un Phillip Marlowe de saldo o un Sam Spade de usar y tirar.



VALORACIÓN: 4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.