THE EQUALIZER (EL PROTECTOR) [CINE]

El muy irregular Antoine Fuqua ('Bait', 'Día de entrenamiento', 'Asesinos de reemplazo', 'El tirador', 'Rey Arturo', 'Objetivo: la Casa Blanca') ha decidido para su nueva película recurrir a dos elementos fundamentales para levantar este thriller con aires de nostalgia que es 'The equalizer'. Primero, volver a trabajar con Denzel Washington, con el que tuvo la suerte de contar para 'Día de entrenamiento' y lograr ser su película más recordada tras conseguir Denzel su Oscar a Mejor Actor. Segundo, tratar de lanzarse a esta nueva y poderosa moda de resucitar los ochenta en el cine. Para ello, se ha servido de una muy desconocida y poco popular serie (aquí en España) del mismo nombre creada por Michael Sloan que versaba sobre un enigmático agente secreto (del MI-6 en la serie) que ayudaba a los desvalidos contra cualquier tipo de mafia, narcotraficante o lo que se pusiera por delante. Una especie de 'Equipo A' pero en versión Charles Bronson y con mucha ayuda gubernamental. Entre ambos, Denzel y Fuqua, han tratado de eclipsar al público con un recurrido tema (pero siempre interesante) como es el de los vengadores anónimos con tendencia a la ayuda comunitaria. Pero lo que en los ochenta nos parecía...

...un denominador común en films de Bronson, Chuck Norris y decenas de sucedáneos que libraban entuertos contra los malvados de turno, en 'The equalizer' (2014) no acaba de ser redonda aun disponiendo de una gran calidad de rodaje, medios y temas. No acaba de consolidarse este nuevo y re-bautizado vengador como un arma definitiva en pantalla. Denzel nos vuelve a ofrecer sus cariacontecidas facciones de hombre pasado de vuelta de todo, experimentado, quemado y consumido por demonios personales como ya hiciera en 'El fuego de la venganza' o 'El invitado'. Que conste que es un papel que borda pero que ya muestra signos de cansancio al espectador.


La trama, que tarda en arrancar más de la cuenta por la insistencia del director en plasmar una rutinaria y anónima vida del personaje de Denzel (en varias secuencias y transiciones se hubiera hecho) es de lo más común en este género. Chica en apuros (Chloë Grace, cuyo personaje es casi anecdótico) debido a una vida injusta que no es capaz de cambiar por sí misma recibe la ayuda (no solicitada, por supuesto) de un justiciero que pone a su disposición una amplia y variada gama de métodos para reducir y acabar con los malos de turno. Pero como sería sencillo y efímero este planteamiento, los guionistas decidieron que involucrar a policías corruptos, oligarcas del petróleo ruso y mafia por doquier era lo más conveniente para que el film no decayese.


Y bien debemos mencionar que la incursión de estos factores hacen que nos presenten a un prometedor némesis del personaje. El malvado de la función, interpretado por Marton Csokas (Teddy), se consolida en apenas unos planos como el plato fuerte de la película. Un personaje despiadado y de métodos expeditivos que logra que el espectador tenga esperanzas de ver algún giro sorprendente en el argumento. Pero poco a poco la ilusión decae, pese a unas buenas secuencias entre ambos personajes que hacen recordar a las fantásticas escenas de De Niro y Pacino en 'Heat', salvando las diferencias, claro.


Sin embargo, Fuqua, tan efectista como siempre no sabe como dejar quieta la cámara y llena los ojos del público con fastuosas secuencias, cámara lenta, efectos ópticos y demás florituras para tratar de endiosar al personaje de Denzel. Es un afán tan descarado por lograr crear un icono y casi un totem para futuras entregas (que las habrá...) que aburre por su insistencia. Una oportunidad perdida para un buen thriller que destilaba una excelente mezcla de cine negro con planos recurrentes a las pinturas de Edward Hooper pero que acaba convirtiéndose en otro vehículo más para la colección de personajes hiper-sanos de Washington. Por momentos divertida, logra dibujarnos una sonrisa y nos recuerda que los 80's fueron muy cachondos en cuanto al thriller aunque en estos casos es mejor dejar el estilo de John Woo y contar una cruda y dura historia...pero esto no es 'Promesas del Este'. Y se nota.



VALORACIÓN: 6/10

1 comentario:

  1. The Equalizer” es una gran película de acción en la que se demuestra que el cine de acción sigue vivo gracias a directores como Antoine Fuqua y en donde todo está cuidado al detalle,el guion, la música, los actores.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.