HORNS [CINE]

Del cine de Alexandre Aja ('Piraña 3D', 'Las colinas tienen ojos', 'Alta tensión') no vamos a descubrir nada nuevo, pero en 'Horns' hay un intento de hacerse un hueco algo más internacional y de renombre añadiendo a su estilo la figura de otro que desea rehacer su efigie ante el público, Daniel Radcliffe. En su anterior amago de labrarse una credibilidad como actor lejos de la saga de Harry Potter, Daniel hizo un digno papel en 'La mujer de negro' y creyendo que ese es el camino a seguir, ha vuelto a surcar el género del cine fantástico de la mano de uno de los realizadores más bestias de la escuela de Eli Roth. Para ello, han tomado como referente la novela de Joe Hill, otro que hace su puesta de largo en el cine. Joe Hill, que realmente es Joe King (hijo de Stephen King) debuta como productor ejecutivo de este viaje que juguetea con la comedia negra, el cine fantástico y las reminiscencias religiosas que tanto han perturbado a la literatura de su padre. 'Horns' falla en...



...todas sus vertientes. Ni convence como película de género ni trata de asumir sus propios defectos. Deambula sin decidirse por la comedia grotesca (que hubiera funcionado mucho mejor) o por el fantástico con toques macabros (que sacuden de vez en cuando al espectador). Esta indecisión hace que el film se vea como una prolongada broma de mal gusto que no acaba de ser valiente. Con una propuesta sobre la mesa de cine con mensaje (los pecados, la redención, la mala conciencia, los deseos inconfesables, etc...) el resultado final es una malograda oportunidad para que tanto el director, Aja, como Daniel Radcliffe puedan sentirse bastante decepcionados...al igual que el público.



Daniel se esfuerza por dotar de una madurez exagerada a su personaje (bebe, fuma y se deja barba de tres días...como si eso fuera madurez y no Erasmus) cayendo casi en la parodia de su propio papel. El realizador no puede evitar incluir sus consabidas escenas gore y su particular sentido del humor, algo que a la postre hace que el film quede sin fuerza. Tampoco ayuda el excesivo metraje, flashbacks e imágenes subliminales que tratan de dar rigor a una historia que se hubiera visto mucho mejor como metáfora que como un film del género fantástico en si.



Lo mejor que ha lucido Aja en la película son los múltiples guiños a la temática religiosa con alusiones y concesiones hacia el espectador (tal vez demasiadas): un bar llamado "La manzana de Eva", la matrícula del coche del protagonista es "Luk 2036" en referencia a Lucas 20:36, el modelo del coche es "Gremlin" o el propio pueblo donde se desarrolla la historia, Gideon Bay...y así sucesivos guiños. Algo recurrente y que llega a cansar más que a convencer de lo que estamos viendo. Una historia de un demonio, un asesinato, los pecados inconfesables y un sentido del humor que no cuaja en ningún momento. El mayor pecado del film es que se han tomado ellos mismos muy en serio. Salvamos una elegida y bien cuidada selección de temas musicales que disfrazan un poco el desastre final de este Lucifer de medio pelo, un Belcebú de andar por casa con ínfulas de ángel redentor.



Tal vez en otra ocasión, Daniel Radcliffe logre quitarse el cliché de Potter, pero no poniéndose unos cuernos y cara de chico malo. Cosa que en el caso de Angelina Jolie y su 'Maléfica' además de salir mejor parada, tenía credibilidad...y los cuernos le quedaban mucho más sexy.

VALORACIÓN: 5/10
OTRAS REVIEWS:

1 comentario:

  1. Pues fíjate, tras ver el trailer le tenia ganas a la peli, pero ahora dudo mucho que la vea en el cine, como mucho en dvd y si aún queda videoclubs cuando salga.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.