SÓLO LOS AMANTES SOBREVIVEN [CINE]

Insufrible como pocas e intrascendente como muchas, la nueva propuesta de Jim Jarmusch ('Dead Man') se cae con todo el equipo. Con una historia traída por los pelos, que hubiera sido un estupendo compendio de los avatares y vivencias de dos seres inmortales a través de los tiempos, en manos de Jarmusch se queda en un vacío collage de aires de grandeza, superflua estética y puro nihilismo sin alma. 'Sólo los amantes sobreviven' es la quinta esencia del derroche de los sentidos revertidos en unos personajes que no sólo contagian de tedio y aburrimiento al espectador por sus demoledoras e insípidas vidas, sino que adormece al más ávido consumidor de bebida energética en este pulso a la consciencia. Venerada en el pasado Festival de Sitges, por lo cual nadie puede hablar mal de ella y es obligado que guste, este pastiche de dos horas que se ha ventilado el director de la muy superior 'Ghost Dog: el camino del samurai', nos ha intentado colar una bomba de relojería con efecto retardado en nuestras mentes. En el corazón, nada, pues no transmite ni un ápice del desaliento que esas almas inmortales deben padecer al ver pasar los siglos. No logramos...



...empatizar ni tan siquiera con el personaje de John Hurt, que a duras penas presenta candidatura para soportar el peso del film. La pareja principal, Swinton y Hiddleston, más proclives a mejores proyectos, se han dejado llevar por la no-esencia del cine de Jarmusch. Se han hecho acreedores de una sensación de superioridad que emponzoña el metraje, lo ralentiza hasta la exasperación y hunde en la desidia más mortal al espectador.


Producto para el ego del director que sin otras voces a las que oír, que no sean las de sus propios halagos tras terminar su obra, no termina por crear un vínculo entre imagen e historia por que nunca se llega a producir un inicio. Una letanía de escenas, estudiadas al detalle de cara a la galería, sin espacio a la improvisación, jugando a ser Peter Greenaway pero sin su sentido del color, el fondo o el sentido común. Neil Jordan lo intentó hace un año con 'Byzantium' y tuvo igual fortuna. El género vampírico vuela bajo...

VALORACIÓN: 3/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.