A 300 KM POR HORA: CONDUCTORES DE CINE [ESPECIALES]

La velocidad...esa sensación de libertad. El rugido del motor como el latir de tu corazón. El ansia de correr más deprisa. De sobrepasar los límites. La inigualable fuerza del temblor de la carretera bajo tus neumáticos. El cine ha sabido plasmar estas emociones de manera muy variada y efectiva a lo largo de la historia. Grandes y veloces vehículos, coches endemoniados dirigidos por audaces pilotos sin escrúpulos. El próximo año, 2015, se estrenan 'Mad Max: fury road' y 'Fast & Furiuos 7', por ello, repasemos de forma veloz (como no podía ser de otra forma) a los mejores conductores que nos ha dado el cine. Una vertiginosa selección de los momentos más peligrosos, las persecuciones más extremas y los intrépidos diablos de la carretera. Abróchense los cinturones...vienen curvas.




  • MAD MAX: el policía Max 'Mad' Rockatansky se sumerge en una espiral de venganza a bordo de su Interceptor, un Ford Falcon XB V8 modificado. Durante tres entregas su saga inmortal de conductor de las áridas tierras de Australia marcó un hito en las carreteras. Su modo agresivo de conducción es inimitable. En 2015, el rostro de Mel Gibson como Mad Max tendrá el de Tom Hardy ('Batman: la leyenda renace') en 'Mad Max: Fury Road'. 'Mad Max: salvajes de la autopista' (1979), 'Mad Max 2' y 'Mad Max: más allá de la Cúpula del Trueno' fueron las tres primeras creaciones de George Miller.


  • TRANSPORTER: Frank Martin (Jason Statham) es un sofisticado conductor que acepta difíciles encargos, sean lo que sean. Sólo deben cumplir tres normas: nada de nombres, no abrir el paquete que transporta y nada de cambiar el trato. Durante 3 films, Frank conduce de manera vertiginosa cualquier tipo de coche, pero su favorito es BMW negro 735i del 1999. La saga se inició en 2002, seguida de dos secuelas en 2005 y 2008. Se prepara una cuarta parte en 2015.

  • DRIVE: el conductor sin nombre (Ryan Gosling) es como un fantasma. Habilidoso  profesional. El alter ego del Jinete sin Nombre que protagonizó Clint Eastwood en varios films. Sus reglas son sencillas: nunca trabajes dos veces para la misma persona y trabaja de forma anónima. Lleva a delincuentes a sus robos y les ofrece una vía de escape. Implacable y metódico. Su palillo, sus guantes y su cazadora de escorpión marcan tendencia. Desde 2011, fecha de su estreno, se la considera una obra de culto. Nicolas Winding Refn nos hizo vibrar a bordo de un Chevy Malibú del 73.

  • A TODO GAS: Dominic Toretto (Vin Diesel) y Brian Earl Spiner (Paul Walker) revolucionaron el género de las persecuciones en esta saga que va ya por la séptima entrega. Aunque Walker nos dejó, su impronta manera de conducir junto a Diesel (acertado apellido en esta selección) nos brindó la oportunidad de ver un espectacular catálogo de coches y escenas imposibles. Por ahora llevan seis entregas desde 2001 donde hemos visto toda clase y gama de coches.

  • BULLIT: Frank Bullit (Steve McQueen) marcó un estilo de ser, de vestir y sobre todo de conducir. Arriesgado, imprevisible y protagonista de la que se dice mejor secuencia de una persecución rodada en el cine. Un espectáculo visual a bordo del inolvidable Ford Mustang GT. Film de Peter Yates de 1968, imprescindible.

  • SPEED RACER: En 2008, tras el fenómeno de la trilogía 'Matrix', los hermanos Wachowski se lanzaron a este enloquecido proyecto donde las carreras de coches en un futuro lleno de colorines y malvados de medio pelo, competían en imposibles vehículos. Fracaso estrepitoso que nada aportó al género de la conducción.

  • RONIN: John Frankenheimer rodoó este intenso thriller en 1998 con De Niro y Jean Reno dejándonos para los anales una de las mejores persecuciones por las calles de París y Niza, emulando otro título de su filmografía, 'Grand Prix'. Hasta 150 especialistas rodaron esas escenas donde vemos cruzar la ciudad a Robert De Niro en un BMW M5.  

  • UN TRABAJO EN ITALIA: De las dos versiones, 1969 y 2003, nos quedamos sin duda con la de Michael Caine. Sin menospreciar el virtuosismo de la nueva versión, nos parece admirable el uso que hicieron de los Mini Cooper, aparte del catálogo de otros espectaculares coches que se muestran en pantalla como  el Lamborghini Miura de la secuencia original, los Aston Martin DB4 convertibles, los Jaguars...

  • LA CARRERA DEL SIGLO: Blake Edwards tenía el cielo ganado cuando rodó en 1965 esta alocada comedia sobre una carrera de coches a principios de s.XX de Nueva York a París. 'Desayuno con diamantes', 'Días de vino  rosas' o 'La pantera rosa' le permitieron dirigir esta disparatada carrera más cerca de la comedia de golpe y porrazo que de un film de persecuciones, pero es imposible no incluirla aquí. Además que inspiró la mítica serie de dibujos animados 'Los autos locos' (1968).


  • RUSH: Ron Howard quiso dar un toque épico al mundo de la Fórmula 1 y amén que lo consiguió con la trepidante cinta de 2013. Un biopic que cuenta el enfrentamiento profesional entre Niki Lauda y James Hunt durante las temporadas de 1970 a 1976. Emocionantes escenas de carreras que hacen que sientas la velocidad al volante.

  • DEATH PROOF: una variante del cine de persecuciones fue dar el protagonismo de un film a un personaje que interpreta a actores en escenas de riesgo con coches. Tarantino se sacó de su chistera en 2007 a El Especialista Mike (Kurt Russell) que a bordo de su Chevy Muscle Car. La persecución final entre éste y las chicas, con un Chevrolet Nova del 70, a las que persigue es de órdago.

  • SPEED: simplemente con el título merecía estar en este listado. Ya sabemos que el protagonista de este film no es Keanu Reeves o Sandra Bullock, sino un autocar de pasajeros (hasta 20 distintos se utilizaron) que recorre las calles de Los Ángeles cargado de explosivos. Jan DeBont filmó en 1994 esta sencilla pero trepidante dosis de adrenalina.

  • CARS: No podían faltar estos alegres coches animados a esta cita con la velocidad. a su protagonista, Rayo McQueen, hace homenaje a un icono del motor, Steve McQueen. No pasará a la historia pero tiene excelentes momentos de animación. Aunque mucho más divertida es 'Turbo', todo hay que decirlo.

  • DÍAS DE TRUENO: Tony Scott hizo bajar del avión de 'Top Gun' a Tom Cruise para meterle en las aceleradas carreras de la Nascar en este por momentos eléctrico film de 1990. A Tom le sirvió para conocer a su futura ex-esposa Nicole Kidman y a nosotros a no seguir entendiendo como puede gustar tanto en USA ver a cientos de coches dando vueltas y vueltas con solo 2 curvas en cada circuito.

  • LE MANS: Steve McQueen era un adicto al riesgo. Con 'Bullit' le cogió el gustillo a salir en pantalla a bordo de coches y por eso se decidió a rodar en 1971 esta frenética carrera. Subido en un Porsche 917K (también llamado Lola el algunas versiones) nos muestra al McQueen más osado, pues rodó casi todas las escenas.

  • DRIVEN: Renny Harlin hizo buenas migas con Stallone en 'Máximo riesgo' (1993) de ahí que no se entienda de otra manera que ambos realizaran en 2001 esta desastrosa muestra del mundo de la ChampCar (parecido a la Fórmula 1 pero sin glamour). 

  • CARRERA A MUERTE EN EL AÑO 2000: con semejante título, un Stallone pre-Rocky se enfrentaba en un futuro apocalíptico a David 'Kung-Fu' Carradine, en esta horrible película de 1975. Dirigida por Paul Bartel no contiene nada más destacable que su supuesta temeridad al verla. Jason Statham hizo su versión hace poco, y aunque parezca mentira...es mejor.

  • GRAND PRIX: El John Frankenheimer más audaz nos transporta al mundo de la Fórmula 1 en este film de 1969. Cuenta con verdaderas escenas de carreras donde aparecen pilotos de la época como  Juan Manuel Fangio, John Surtees, Jim Clark o Jack Brabham.

  • EL MUNDO ESTÁ LOCO,LOCO,LOCO: Stanley Kramer se dio un respiro entre tanto drama para dirigir esta descacharrante comedia en 1963 de un grupo de chalados que coinciden en un accidente y descubren un valioso botín que escondió la víctima. A partir de ahí...la locura. Tuvo una especie de remake en 2001, 'Ratas a la carrera'.

  • LOS LOCOS DEL CANNONBALL: en 1981 Hal Needham reunió a lo más variado de las estrellas (algunas no tanto) de aquel año. Burt Reynolds, Roger Moore, Dean Martin, Farrah Fawett, Dom Delouise o Jackie Chan se proponían cruzar el país en una carrera ilegal. Fue tan exitosa que tuvo hasta dos secuelas más.

  • PASADOS DE VUELTAS: si la saga 'Aeropuerto' tuvo en 'Aterriza como puedas' su versión más canalla, el mundo de la Nascar, 'Días de trueno' y demás films de esa temática tienen este film. En 2006 Will Ferrer y Sacha Baron Cohen nos dejaron enormes pinceladas de humor grueso con rugido de motor y mucha escatología.

  • DOS CHALADOS Y MUCHAS CURVAS: versión cinematográfica de la serie 'Dukes of Hazzard', 1979-85 (llamada en España 'El sheriff chiflado') donde dos primos que destilan y trafican con whisky son perseguidos de manera disparatada por el sheriff del lugar. En 2005 Johnny Knoxville y Sean William Scott protagonizaron este remake, eso sí, a bordo del Dodge Charger R/T Modelo 1969.


¿Con cuá os quedáis? ¿Quién es el mejor piloto de todos estos chalados de la velocidad? Esperamos vuestros comentarios y cuidado con las curvas¡¡¡¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.