20 DISCURSOS, MONÓLOGOS Y OTRAS BRAVATAS DEL CINE [ESPECIALES]

En toda película, buena película, hay un momento para la épica, un instante que hace detener el tiempo mientras el personaje que recita sus frases para animar a sus seguidores, para dar aliento a sus compañeros o por el mero hecho de crear unas frases lapidarias que quedarán para el resto de la historia. Esos momentos son, sin duda alguna, el alma de esas películas. Son los minutos en los que todos nuestros sentidos y sentimientos se someten a la más sensible de las artes del cine: la magia. Repasemos unas cuantas y excelentes muestras de este tipo de escenas en los que a través de discursos, monólogos o apasionadas declaraciones, los personajes que han surcado nuestros sueños en el cine se hicieron casi, casi reales. Disfrutad y dar al Play. Eso sí, cuando sepáis cuál es vuestra escena favorita...VOTAD por la mejor de ellas. La encuesta la encontraréis al final del artículo.


  • CASABLANCA: No hay despedida en el mundo que no haga saltar una lágrima como ésta. Duro, cínico pero romántico. Todos hemos querido ser Bogart y ver alejarse al avión con la chica de nuestros sueños.
  • BRAVEHEART: la nobleza (de corazón), la lealtad, el coraje, el valor y quinta esencia de dar todo a los demás por un ideal. Nadie como él supo motivar a un desvalido ejército.
  • ALGUNOS HOMBRES BUENOS: nunca antes encajar la verdad fue algo tan crudo, visceral y aún peor...entendible. Nicholson nos regaló (una vez más) un momento para la eternidad con este alegato.
  • TAXI DRIVER: la locura en primera persona. El reflejo de su imagen como reflejo de su desdoblamiento de personalidad. Un De Niro en estado de gracia que ha creado escuela con una mítica frase...
  • PATTON: la guerra corría por su sangre y no dudaba en derramar propia y ajena con tal de hacerse valedor a su creencia, el descendía de un general gartaginés.
  • LA LEY DEL SILENCIO: brutal confesión de un ídolo caído que se enfrenta a la realidad y sus consecuencias de un fracaso que le persigue de por vida.

  • APOCALYPSE NOW: desgarradora escena donde un par de frases fuera de contexto analizan y describen la locura y la sin razón de la guerra. Grandioso Robert Duvall.


  • V DE VENDETTA: un símbolo contra la opresión. El último romántico con dagas en ristre, semblante pétreo y oscuro pasado que busca una redención a través de los hechos...pero con unas palabras tan afiladas como sus armas.
  • PULP FICTION: sin duda, uno de los más copiados, homenajeados y reverenciados discursos del cine. Una perorata llena de tensión, solemnidad y venganza que sólo unos pocos privilegiados como Tarantino podrían haber creado.
  • GLADIATOR: sin concesiones, sin ataduras. Una vez que no hay solución es mejor ir de cara. Maximo, general del ejército romano, esclavo, gladiador y liberador. Todo un símbolo en pocas palabras.
  • CADENA PERPETUA: dos desconocidos que comparten una misma idea: la vida. Por encima de sueños, anhelos y rejas, ambos hombres desvelan que sus ansias de libertad son tan cercanas como sus almas.
  • ARMAGGEDON: no podía faltar en esta lista una despedida de esas que llamamos "pasteleras". Pero es que Michael Bay destruye ciudades como corazones...¿o no?
  • PACTAR CON EL DIABLO: un clásico de los monólogos, discursos rocambolescos e histronimo garantizado es Al Pacino. Aquí dio rienda suelta a su alter ego: el diablo.
  • LA CHAQUETA METÁLICA: en el personaje del sargento Hartman hallamos lo peor de la esencia humana. Una justificación descabellada de la demencia de la guerra. Todo un bravucón puesto al servicio del ejército.
  • LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ: un clásico entre los clásicos. Un final inolvidable que en pocas palabras resume un dogma de vida, una manera de sobrevivir y aúna las esperanzas. Pero entre medias del film, un canto a la vida tan desgarrado como pasional.
  • EL CABALLERO OSCURO: una de las declaraciones de vida más bizarra, alocada y dentro de su caos...lógica. Un Joker en estado de gracia que disfruta de la cruel realidad de una sociedad.
  • 300: la motivación tras la derrota puede ser un climax que resuene aún más fuerte que la victoria. Por eso, en '300' no hay un solo momento en que la épica y la tetosterona no se mezclen.
  • UN DOMINGO CUALQUIERA: y para motivación, el rey de los discursos: Al Pacino. Creó escuela y muchos motivadores personales han utilizado este estilo para arengar a sus trabajadores, jugadores o compañeros. Todo un momentazo.

  • EL GRAN DICTADOR: la realidad de la historia puesta al servicio del cine. Una memorable escena donde la palabra se hace carne, donde la conciencia es el motor de la verdad.
  • BLADE RUNNER: el resumen de una existencia. La cruel constancia de la fugacidad del tiempo. Un canto a la vida que sobrepasa los límites del alma humana.


Ahora sois vosotros los que decidís cuál es el mejor discurso, bravata o arenga que el cine ha filmado. Podéis VOTAR en la siguiente encuesta. Gracias por participar¡¡¡



1 comentario:

  1. Anónimo21/6/14

    Interesante encuesta. Un disfrute para recordar.
    Eso si,no son 20 los momentos expuestos en el artículo, sino 21, solo que "El gran dictador" habiendo sido citado e insertado su vídeo, no aparece luego en el listado de la encuesta.
    Tal vez me haya dado cuenta por estar en "Mi Terna" a la hora de elegir mi momento de arenga de cine, y bien difícil me ha resultado decantarme por uno de los tres. Alguna que otra reflexión ya me ha llevado. Un saludo ;)

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.