POMPEYA [CRÍTICAEXPRESS]

Vergüenza ajena es lo que siente un espectador al terminar de ver esta película. Como si de un 'Titanic' de medio pelo se tratase, los creadores de esta abominación han creído oportuno reunir a una serie de actores totalmente desubicados en sus forzados personajes para contarnos una historia de venganza (comienza como 'Conan el bárbaro' para luego intentar ser un drama de acción) en el marco de un hecho histórico como fue la desaparición de  Pompeya bajo el Vesubio. Sin dar apenas protagonismo al hecho en sí (salvo la acrobática e imposible secuencia de la destrucción) la película se pierde entre superficiales diatribas de sus personajes que no van a ningún lado. Trampas en el guión (no sólo en su desarrollo sino en su puesta en escena) hacen que el visionado de 'Pompeya' sea un auténtico calvario. Buscando desesperadamente la emotividad con ridículas imágenes de sacrificio personal y moral, el director naufraga en su intento de vendernos una historia de amor imposible rodeados por los designios de la Naturaleza. Sutherland, Jared Harris o Carrie Anne Moss deambulan como títeres en pos de unos efectos visuales que no sorprenden, una impuesta pose de cara a la galería y un final que solo trata de dignificar al espectador a sabiendas que lo visto en hora y media es un total despropósito. Mal ha hecho Anderson dejando a sus zombies de 'Resident Evil' para vestir la falda romana. VALORACIÓN: 3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.