3 DÍAS PARA MATAR [CINE]

Luc Besson tiene tres formatos de ideas. Las muy buenas, las reguleras y las que tenemos todos en ciertos momentos escatológicos en el baño. Decir que '3 días para matar' pertenece al primer grupo sería imperdonable. En ese sector situamos sus historias de 'El gran azul', 'León, el profesional' o 'El quinto elemento'. Tampoco la podemos incluir en el segundo apartado, donde historias escritas y/o dirigidas por él como 'Transporter', 'Venganza', 'Desde París con amor' o 'Malavita' se encuentran a gusto. No, lo sentimos por él y por nosotros. Esta mezcolanza de géneros que se hace llamar (erróneamente) '3 días para matar' bien parece estar en la tercera clasificación de su método de creación. Puede sonar (y lo es) como algo cruel pero el visionado de esta película te hace visitar tal lugar de la casa en cuanto termina el film para ver si encuentras alguna página más de ese guión. Pero...



...si a Luc Besson no se le puede negar algo es su infinita capacidad para contarnos la misma historia una y otra vez sin que parezca que se repita. Su personaje por antonomasia suele ser siempre un anti-héroe, se han de dar una serie de circunstancias (inverosímiles) que determinen su carácter y en todo momento su personaje sacará a relucir su socarronería innata. McG, el director de este fallido film, no ha sabido captar (era difícil) la esencia de las varias historias que nos cuenta esta película. Se ha quedado a medio camino de ningún sitio y no ha sabido retornar sobre sus pasos.


El retorno a protagonista de Kevin Costner se abre como un thriller de acción para enseguida tratar de cuajar un melodrama social, pasar por un drama familar e intentar un tono de comedia gruesa. Mal escenificada y desarrollada como thriller. Fracasa en lo mejor del film, el melodrama social, donde podría haber sacado mayor provecho a la historia de la familia que ocupa el domicilio del protagonista. Cuando intenta proyectar el film sobre el drama familiar el director lo enturbia todo pues no sabe maniobrar en ese terreno (tampoco es que Costner ayude mucho en ese aspecto). Y en cuanto al tono de comedia gruesa, a diferencia de otros trabajos como guionista de Besson, en ésta sus escenas de supuesto humor están encajadas a presión y sin rigor lo que induce a una eterna mueca de estupor por parte del espectador.


McG ha sabido en poco tiempo demostrar que lo suyo es la TV, ya que cuando se acerca al cine, su ímpetu por las imágenes en rápida sucesión y sin control entorpecen la historia y acaban creando batacazos del calibre de 'Los ángeles de Charlie' o 'Terminator: salvation'. Él solito ha sabido labrarse una enorme losa de director alias fracaso que difícilmente logrará quitarse. Esperemos que Luc Besson, en su gran y prolífica tarea como escritor y guionista nos devuelva su buen hacer en su próxima película, 'Lucy'. Hasta entonces deberemos seguir sufriendo estos sin sabores como '3 días para matar'. Por cierto...¿alguien sabe dónde se meten los gendarmes en París cuando media ciudad está liada a tiros?



VALORACIÓN: 4 / 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.