EN TIEMPOS DE CANNON FILMS: EL ORIGEN DE LOS FRIKIS [ESPECIALES]


Si el término Friki de los 80s se puede adjudicar a un particular en concreto, sería para referirnos a una serie de películas producidas, alentadas o distribuidas por un sello cinematográfico: Cannon Films. No estamos hablando de un gran estucio (Warner, Fox, etc...), no. Sus fundadores, Dennis Friedland (1967-1979) y Christopher C. Dewey (1967-1979) tenían en mente producir films con bajo presupuesto y rápida difusión. Pero no fue hasta que dos primos (de parentesco hablamos) israelíes entraron en acción. Cannon en aquellos primeros años se balanceaba sin rumbo y en 1979 la inyección de motivación (y un buen puñado de dinero) que supuso la gerencia del estudio de estos dos primos hizo que la productora tomara el rumbo que determinaría su esencia y forma de entender el cine. Estamos hablando de Yoran Globus y Menahem Golan, dos oportunistas que supieron ver que en el cine todo vale.



Más variados que 'Troma' pero menos imaginativos que la productora de Roger Corman, nos bombardearon con versiones de los éxitos que las grandes productoras estrenaban. Los primos, con bajo o mínimo presupuesto, con estrellas de segunda y tercera fila (salvo pequeñas excepciones), con guiones que harían palidecer al propio Ed Wood, levantaron un estilo de realizar cine. Una manera de mostrar de manera cercana a la producción en serie de películas de los inicios del cine. Para ellos no contaba tanto el resultado final, la coherencia o el respeto al lenguaje del cine. En Cannon Films todo valía. Por ello y de alguna forma que nadie alcanza a entender, por casualidad u oportunismo, crearon iconos. Supieron subirse a la ola que predominaba, estrenando en cines al poco tiempo sus versiones de las películas más taquilleras y consiguieron hacerse un notable sitio en las estanterías de los vídeoclubs, que por aquellos años era la Red Social más cinéfila. Fueron productores, sí, pero también directores de sus propios proyectos, guionistas y distribuidores. Tocaron todos los palos, a su manera, del desarrollo y creación de películas. Artesanos de brocha gorda...pero artesanos. A España llegaron casi todos estos títulos a través de la distribuidora 'Ízaro Films', sí...aquella que tenía en su logotipo una isla parecida  a la isla de Perejil.


Tanto los amantes del buen cine como los que sólo querían consumir un producto rápido, entretenido y que no les diese que pensar, encontraron en los títulos de Cannon Films una evasión al cine más cachondo y en ocasiones mordaz que nos dibujaba una sonrisa en los labios por su disfrazada inocencia y paupérrimo estilo visual. Es notable que la gran mayoría de los títulos de Cannon predominase los mensajes fascistas, la violencia sin sentido y una amplia gama de modelos de machismo que podrían ridiculizar al torero osado. Sin embargo, miles de amantes cinéfilos que nos hemos criado entre los estantes de los vídeoclubs, aquellos que hemos pasado gran parte de nuestra infancia y adolescencia entre las últimas novedades que llegaban de Chuck Norris o que tan sólo deseábamos poder alquilar 'Depredador' pero como en el vídeoclub tenían nada más que una copia, nos conformábamos con llevarnos 'El guerrero americano II'. Fue así como descubrimos muchos este sub mundo de Cannon Films. Poco a poco, casi como drogodependientes, buscábamos otras películas del mismo estilo. Era cine de evasión, sin complejos. 




Documental sobre Cannon films
Nos hicimos, sin saberlo, los primeros frikis, aún cuando esa palabra todavía no tenía las connotaciones globales que tiene hoy en día. Somos la generación del VHS, los caminantes de estanterías, devoradores de cine sin contemplación. De ahí que entre obras míticas como 'Regreso al futuro' que llegaban hasta nuestras manos en aquella década dorada de los 80's también hubiera sitio para "delicatessen" de dudoso gusto como 'Yo soy la Justicia'. Entendedlo, no había más que dos canales en TV, pasábamos horas y horas jugando en la calle (somos la última generación que realmente lo hizo), por lo que las pocas horas de asueto que teníamos entre esquivar deberes y recoger la habitación, las invertíamos en meter la cinta de vídeo en nuestro reproductor Thompson (de cuatro cabezales si tenías suerte) para disfrutar de las primeras andanzas de Jean Claude Van Damme, los extraños universos de Charles Bronson, las inquietas aventuras de Chuck Norris o las bizarras versiones de grandes éxitos. Por desgracia,la productora quebró después de innumerables fracasos y deudas, fue en 1993. Pero nos dejaron un curioso legado. Eran otros tiempos, una era que no regresará. Eran...los tiempos de Cannon Films.


Libro homenaje Cannon Films
Aquí os dejamos una amplia selección de títulos para que intentéis verlos (algunos ya están descatalogados). Fueron una forma de hacer cine, sin pretensiones. Sabedores que creaban copias, algunas infumables, otras sencillamente crearon iconos. E incluso algunos títulos os sorprenderán, pues los primos, Golan-Globus, no fueron del todo desacertados. Ocuparon portadas en revistas debido a su boom comercial, se han realizado documentales para explicar su fenómeno ('Electric Boogaloo' 2014 distribuida en España por '39 Escalones Films'@39escalonescine) y multitud de libros haciéndoles referencia, el último 'Cannon Films: la generación del videoclub, Vol.1'.  Nosotros, desde aquí, queremos hacer un homenaje muy especial a una parte de nuestra infancia. 








                                    TÍTULOS EMBLEMÁTICOS:


ICONOS DE LA CASA:

  • CHUCK NORRIS: El genuino y nunca igualado campeón de artes marciales. Debutó en el cine junto a Bruce Lee en una mítica pelea en el Coliseum romano en 'El furor del dragón' .Tras unos inicios desapercibidos dio el salto a la "fama" con su coronel Braddock en 'Desaparecido en combate', su saga emblema con dos secuelas y mono tema de la guerra de Vietnan, tratando de emular a Sylvester Stallone y su Rambo.




No contento con eso, deslumbró con su estilo republicano y sin diplomacia en 'Delta Force' junto a Lee Marvin, de la cuál se realizaron otras dos secuelas más que incluían al hijo en la vida real de Norris, Aaron, que además dirigió esas secuelas. 

Otros títulos de carismático luchador de las barbas fueron 'El templo de oro', al amparo de Indiana Jones y 'El héroe y el terror', donde cimentaba su intento de emular a 'Cobra' (también del sello Cannon), pero sin duda fue con 'Invasión USA' donde desató toda su furia y marcó un antes y un después en el cine de género casposo. Una trama tan delirante como increíble que nos dejó con ganas de una segunda parte, que en cierta medida fue 'La fuerza de la venganza' también de la Cannon. Éste título fue alumbrado bajo la sombra de 'Amanecer rojo', de John Milius, pero la ida de olla fue aún más descomunal. Como "regalo" final, Norris consiguió que Cannon produjera las primeras temporadas de su último éxito personal: 'Walker Texas Ranger'










  • CHARLES BRONSON: Descubierto en los años 60's con 'Los 7 magníficos' o 'La gran evasión', tuvo su momento de gloria en 'Hasta que llegó su hora' de Sergio Leone. Su lánguida y pétrea cara sólo le permitió destacar tras ello en 'El luchador' de Walter Hill. Cannon fue para él un refugio ya que pudo endosarle el Harry Callahan del estudio: Paul Kersey, el justiciero de la noche. Con cinco films de la saga, tres de 'El justiciero de la noche' y dos de 'Yo soy la justicia', Bronson perfiló el macho alfa del cine de acción, en nuestro país se les cambió el título pensando que no agotarían así el filón. 


Guiones irrisorios pero de fácil entendimiento para tardes de lluvia. 'Al filo de la medianoche', 'La ley de Murphy' o 'El guardaespaldas de la primera dama' fueron recibidos con aplausos en los mejores videoclubs, era su segunda juventud y Cannon Films lo hizo posible. J. Lee Thompson, director, fue tan amigo como responsable de Bronson en este fenómeno.

En la última etapa del hombre que mejor ha sabido llevar bigote en Cannon, nos dejó títulos de poca impronta pero del mismo estilo vacío y sin concesiones al pensamiento: 'Mensajero de la muerte' y 'Kinjite: prohibido en occidente'.











  • MICHAEL DUDIKOFF: Comenzó en series ('Dallas'), hizo sus pinitos como extra en 'Tron' (1982) pero su primer contacto con Cannon fue de figurante en la salvaje 'La justicia del ninja' (1981) con Franco Nero en plan leyenda de las artes marciales. Tras ser uno de los amigos de Tom Hanks en 'Despedida de soltero' encontró su personaje total en Cannon Films: el soldado Joe T. Armstrong de 'El guerrero americano', eran los tiempos de 'Karate Kid' y el cine de artes marciales de bajo presupuesto oriental pegaba fuerte, por ello, los de Cannon mezclaron ambos mundos. Ninjas y soldados americanos ¿Quién daba más? La saga tuvo 4 entregas pero él participó sólo en tres.

 
Tuvo tiempo, este amago de actor entre Mel Gibson y Tom Cruise, de darnos diferentes temas bajo el mismo prisma. 'La fuerza de la venganza' (1986) en la línea de thrillers baratos con historias demenciales. 'Cabeza de pelotón' o 'El río de la muerte' eran las mismas películas de militar (o ex-militar que era más dramático) envuelto en turbias tramas donde siempre tenía tiempo para sus acrobacias marciales y darse un pequeño revolcón con la becaria de turno.












PEQUEÑOS DIRECTORES CON AIRES DE GRANDEZA:

  • TOBE HOOPER: Tras hacernos creer que había dirigido él solo 'Poltergeist' (1982), Hooper encontró en Cannon Films su Santo Grial. Podía dar rienda suelta a su pésima manera de rodar y plasmar sus más delirantes plagios sin ninguna censura. En tan sólo dos años nos dejó tres títulos que por unos u otros motivos hacen de Cannon una productora aún más mítica. 'LifeForce' (1985) fue la más "original" apuesta de Hooper, mezclar vampiros y marcianos e inundar Londres de militares y astronautas persiguiendo estos seres de plastilina fue de órdago.





Tras ésta, llegaron dos que deben ser estudiadas aparte. La secuela de 'La matanza de Texas' se prometía de escándalo para los seguidores de la original. Error...tremendo error. Una desquiciada y sin sentido historia que destrozó la leyenda que configuró la primera parte. Es más, nadie considera que exista esta segunda parte. Algo así como lo que sucede con la cuarta de Indiana Jones. Un total descrédito. Pero entre toma y toma de su peculiar secuela, tuvo ánimo de perpetrar otro crimen en Cannon: 'Los invasores de Marte'. Si todo el mundo podía hacer historias de marcianos ¿por qué se iba a complicar él? Nada, cogió un clásico de la serie B de los 50's e intentó mancillar su nombre. Lo único que hizo es hacer todavía más grande el clásico.










JOYITAS DE LA CANNON:

Pero no todo en la productora-distribuidora iban a ser alocadas experiencias. Cannon se pudo sentir orgullosa de haber producido o algunos casos haber sido la valiente de distribuir en muchos países películas en las que nadie confiaba de ellas. Así pues, títulos como:
  • 'El tren del Infierno': Una tremenda cinta llena de thriller y alta tensión con un trío protagonista que aportaba más calidad de lo que parece. Jon Voight y Eric Roberts huían de la cárcel a bordo de una descontrolada locomotora con la ayuda de Rebecca De Mornay. Un final épico para un film tapado.






  • 'El reportero de la calle 42': Un duro drama con un Christopher Reeves casi irreconocible que interpreta a un periodista que por conseguir una noticia se las ve con un Morgan Freeman que comenzaba a labrarse una leyenda.









  • '52 vive o muere': Un grande como John Frankenheimer cogía una novela de Elmore Leonard y nos brindaba un thriller cercano al cine negro con Roy Scheider y Anne Margret en su último gran trabajo. 







  • 'En compañía de lobos': el macabro y morboso cuento fantástico rodado por Neil Jordan llegó a España gracias a la distribución de la Cannon. Otros no vieron la magia condensada en esta fábula poco reconocida.











LOS MÁS BUSCADOS DEL VIDEOCLUB: 
  • 'Breaking electric boogaloo' y su secuela: La década trajo consigo el baile de moda más popular, el Break-dance y Cannon no se iba a quedar atrás. Fue el 'American Idol' del momento, dos films que dieron rienda suelta a los vaivenes de cadera más estresantes. ¿Guión?¿Quién quería un guión?

  • 'Masters del Universo: Dolph Lungren había retado a Rocky y salió perdiendo por lo que el revival de series de animación basadas en muñequitos ('Transformers') tuvo su oportunidad en Cannon. He-man y Skeletor fueron una serie de animación en TV (se dice que provenían de una gama de marketing para 'Conan el bárbaro' que nunca se llegó a realizar). Su versión en cine tocaba el cielo con este engendro que con mucha pasión pero poca convicción arrasó en los videoclubs.











  • 'Los Bárbaros: La época de espada y brujería puesta de moda por Conan tuvo multitud de plagios, 'El señor de las bestias' es su mejor ejemplo. Por ello los de la Cannon vieron propicio promocionar a dos gemelos que hacían acrobacias en el Wrestling para protagonizar este personal proyecto que estaba más cerca de la comedia que del cine de aventuras. 













  • 'Exterminador 2': Robert Ginty protagonizó dos películas interpretando al inefable personaje que con un lanzallamas en ristre como emblema impartía justicia al estilo que Cannon deseaba. Fue el motivo de producir esta secuela. Después no se supo nada más ni de el Exterminador ni de Robert Ginty.








  • 'Quatermain': Visto que Paramount tenía a su Indiana Jones y la Fox tenía a Michael Douglas y Kathleen Turner con sus 'Selva esmeralda' y 'La joya del Nilo', los primos Golan-Globus no iban a quedarse atrás. ¿Qué hacer? Coger un héroe de aventuras ya creado (en cine por Stewart Granger en los 50's) y una estrella televisiva como Richard Chamberlain ('El pájaro espino') para interpretarla. Conclusión, dos films, 'Las minas del rey Salomón' y 'La ciudad perdida del oro', llenos de malos efectos y peores interpretaciones. Eso sí, nos dio oportunidad para descubrir a una joven Sharon Stone en la primera entrega. Chuck Norris se subió a la moda con su 'Templo de oro', pero ni por esas.




  • 'Superman IV': En DC no estaban todavía muy centrados y la Warner no quiso saber nada de esta secuela de su inmortal héroe de Kripton. Cannon, avispada en estas lides, cogió el testigo y nos dio al Superman más comprometido de la historia. Trataba de desarmar al mundo libre mientras luchaba contra un super-villano llamado Nuclear-Man (no hace falta más detalles, salvo mencionar su horrible cardado). Lex Luthor, Gene Hackman, se dejaba ver el "pelo" pero ya no era lo mismo. Hubo tortas en las colas de los videoclubs por pillarla.












  • Momento Lou Ferrigno: Dentro de su afán de recuperar estrellas añejas de la TV, cual Tarantino para el cine, Cannon Films se fijó en la más kitsch de Las Masas, Lou Ferrigno. Para este singular "actor" se dedicó a encasquetarle dos personajes míticos: 'Simbad' y 'Hércules'. Quedar quedaba bien hasta que le hacían hablar.


  • 'Cobra': Que Sylvester Stallone recayera en la productora fue el gordo de la primitiva. Stallone venía de triunfar con sus Rambos y Rockys por lo que un nuevo personaje muy cercano a la manera de pensar de la Cannon era un regalo. Mario Cobretti repartía justicia con un palillo en la boca y eso gustó tanto que hasta el peinado de Brigitte Nielsen nos pareció erótico.

  • Más Stallone: Y ya puestos a pedir, otra. 'Yo el halcón' fue un tremendo shock para los seguidores de Sylvester. Se vendió como un cambio de registro (???) en su carrera. Un drama lleno de dosis de acción en la que un camionero separado de su familia por obligación debe ganar un concurso de pulsos para recuperar el amor de su hijo y de paso un espectacular camión. Todo un tour de force de interpretación. En los colegios hubo muchos esguinces de pulgares por culpa de este film.













  • Inicios de JCVD: Desde Bélgica llegaba un tipo que abría las piernas como si le fuera la vida en ello. Los de Cannon vieron en Jean Claude Van Damme un futuro Schwarzenegger mezclado con Bruce Lee y le bautizaron en 'Contacto sangriento'. Más tarde vendría 'Kickboxer', algo así como su secuela pero con cristales en los guantes que era más morboso y 'Cyborg', una descarada copia de 'Terminator' descafeinado hecha en un descampado. Pero envidiábamos la apertura de abductores de este hombre.
     













  • A la sombra de 'Dirty dancing': El boom que supuso ver a Patrick Swayze ligándose a una menor dio pie a dos films que no se limitaban a las meras referencias. En 'Salsa' y más tarde en 'Lambada: el baile prohibido' nos mostraban que del baile a la orgía solo hay un trecho. Ni la música ni las coreografías eran buenas pero nos daba vida a la hora de arrimar cebolleta en los guateques del colegio.






  • Efecto 'Emmanuel': Sylvia Kristel será por siempre esa mujer que disfrutaba del sexo en cualquier ciudad, lugar y posición del mundo. Era lógico que los primos israelíes se fijaran en ella para ficharla en dos pseudo eróticas producciones disfrazadas de históricas: 'El amante de lady Chatterley' y 'Mata-Hari'. Qué tiempos tan cándidos aquellos.









  • De lo más Friki: ¿Stan Lee y Cannon juntos? Sí. Fue en 1990 con una nueva versión de 'El capitán América'. La fase (-1) si la queremos situar en la cronología actual de Marvel. Una intentona de dignificar al personaje pero que estuvo más cerca de ser un especial de 'Barrio Sésamo' que del espíritu de los comics. Buscarla, tiene su gracia.











Otra frikada fue juntar a Miles O'Keefe y Sean Connery en 'El caballero verde' que con tal título resumía  a las claras sus intenciones de ir a rebufo de 'Excalibur'. Lo más lastimoso era ver a un Sean Connery rebozado en purpurina verde. 'Bolero' sería otro dudoso "éxito" de Cannon en honor a Bo Derek, que tras '10..la mujer perfecta" se despelotaba a lo grande en este melodrama sin pies ni cabeza.







Pero también queremos recordar nuestra pica en Flandes patria con 'El tesoro de las cuatro coronas' donde una Ana Obregón demostraba que el cine español estaba tan cerca de Hollywood como Falete de Mario Casas. 










Hay otros títulos, muchos más. Aquí sólo hemos hecho un pequeño recorrido por las más reconocibles películas de un sello inigualable que nos dio tardes de fin de semana genuinas con un marcado sabor a buen Friki. Por ello queremos constatar que si el cine nos gusta de la manera que lo sentimos en buena parte es culpa de John Ford, Howard Hawks, Scorsese, Tarantino, Spielberg y cómo no...de Cannon Films.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.