EL PLANETA DE LOS SIMIOS (1968) [CINE]

Ya que este año se estrena 'El amanecer del planeta de los simios' (2014, Matt Reeves), secuela del 'Origen del planeta de los simios' (2011, Rupert Wyatt), vamos a recordar el auténtico génesis de una saga que lleva más de 35 años en cartelera, dándonos secuelas, reboots y series de TV. Un film que asombró a todos en su día, que sigue haciéndolo hoy, y que merece un respetuoso visionado por parte de las nuevas generaciones. Muchos desconocen este film, algunos creen que tiene un aura de "mala película" de los 60's. Otros creen que está sobre valorada y la gran mayoría sólo ha desvelado su contenido viendo en algún canal de YouTube su prodigioso final. Es hora de convencer a esos pocos agnósticos de lo que entraña un poderoso título de la Ciencia Ficción como es 'El planeta de los simios' (1968). 





¿Qué vamos a encontrar en este film? De todo. Aventura, ciencia ficción, filosofía, debate de religión, evolución (o involución), thriller, misterio y una continua disputa entre lo real y lo imaginado. Suposiciones varias, multitud de interpretaciones y un amplio compendio de lecturas que se pueden superponer a las imágenes. Un elaborado guión que no deja cabo suelto, conduce al espectador a una espiral de dobles sentidos con el único (en principio) afán de entretener con una disimulada cinta de aventuras y Sci-Fi. Nada más lejos, bajo la película se hallan numerosas referencias de una crítica feroz al contexto en el que fue realizada (finales de los 60's). El mundo se hallaba inmerso en la guerra fría, Vietnam era un constante escándalo para el gobierno estadounidense, crisis beligerantes en Oriente Medio, continuos golpes a la economía mundial...Todo hacía pensar que la desazón y una guerra global se avecinaba.



El hombre iba a pisar la luna ese mismo año, razón de más que solidificaba el mensaje de este film. Una nueva frontera para el hombre se abría en su necesidad imperiosa de controlar todo. Franklin J. Schaffner, director, supo ver el magnético mensaje que tenía el guión y lo trasladó a la pantalla en un alarde de virtuosismo muy lejos del alcance de un casi desconocido en el cine, era su quinta película de una carrera en la que destacaba 'El señor de la guerra' (1965) donde coincidía por primera vez con Charlton Heston, pues su fuerte era la TV, de la cuál procedía. Eso se puede vislumbrar en su método de rodaje, alejado de academicismos, con un movimiento de cámara muy libre en las escenas de acción y bastante teatralidad en las escenas de diálogos, en una clara referencia al lenguaje televisivo.



Su conexión con los guionistas fue total. De la novela del francés Pierre Boulle ('El puente sobre el río Kwai'), Michael G. Wilson ('Lawrence de Arabia') y Rod Serling extrayeron un magnífico texto que respaldaba la sensación de desidia que dominaba el mundo. Las primeras lineas de guión que Taylor (Charlton Heston) relata a modo de grabación, son fiel testimonio del verdadero mensaje que quieren dar. No es extraño que contar con un guionista ganador de 2 Oscars (Michael Wilson) y con el creador de la mítica serie televisiva 'The Twiling Zone' ('La zona desconocida' en España) el resultado final del manuscrito rozara por momentos lo sublime. Frases trazadas con doble sentido hacen jugar al espectador con la duda o con la certeza. Del mismo modo que el personaje principal se debate entre su condición humana y su recelo a la misma.



Visualmente (a día de hoy) puede resultar desfasada, pues estamos inundados de 3D, HD y demás parafernalia tecnológica, pero el vigor y la frescura que emanan de los paisajes, decorados (el pueblo de los simios está basado en la arquitectura de Gaudí), maquillaje (muy adelantado y convincente para la época) e impacto resultante de la unión de imágenes y música hacen de 'El planeta de los simios' un disfrute desde los primeros instantes. Música por cierto que supuso un cambio en el método de trabajo, pues su creador, el genial Jerry Goldsmith ('La profecía', 1976) dio en plena diana al componer una banda sonora atonal (fuera de las normas que rigen la musicalidad, carente de tonos) que imprime fuerza a lo visto en pantalla. Sonidos de percusión, sin melodía pero llenos de giros que sacuden al espectador del mismo modo que la trama se desarrolla.



Otro valor indiscutible es la valentía con la que sus creadores decidieron dar pasos hacia adelante en su visión de un mundo ajeno al nuestro, con enlaces que nos hacen dudar en todo momento de si lo que estamos viendo es todo un sueño, un viaje en el tiempo, una realidad paralela o quizás un secreto aún más desagradable que no queremos descubrir. Poco a poco, el espectador es conducido (que no empujado) hacia un desenlace que no promete satisfacer a la platea. No es adulador, no quiere ser lo. Es el inicio de la ciencia ficción adulta. Nada de fantasiosas batallas espaciales, monstruos imaginarios o disparos láser sin sentido. Fue el año de otro mito del cine, '2001: una odisea espacial' (Stanley Kubrick), casualidad o no, ambas dieron el pistoletazo de salida a lo que hoy en día conocemos como el cine de Ciencia Ficción con letras mayúsculas.



El público de aquel entonces no estaba preparado para ninguna de las dos. Han tenido que pasar años para situar a cada una en su lugar que le corresponde. Sin duda, 'El planeta de los simios' fue la revelación cinematográfica para unos espectadores que no apartaban su vista de TV, el gran enemigo del cine, y resulta paradójico que fueran creadores televisivos (Schaffner y Serling) quienes dieran una bofetada al Box Office (40 millones de la época). Fue la oportunidad para Schaffner de lanzar su carrera ('Patton',1970; 'Nicolás y Alejandra',1971; 'Papillon',1973; 'Los niños del Brasil', 1978) y para que un género como la Ciencia Ficción comenzara a tomarse en serio por los estudios de cine.



Pero lo más hablado, comentado y escrito sobre 'El planeta de los simios' es sin lugar a dudas su descomunal final. Final que puede ser destrozado en algunas carátulas de la película. Desalentador por el mensaje que subyace, apoteósico por su significado y tremendamente evocador para los fans, tanto del género como del cine en general. Un final que por sí sólo refuerza todo el film. Le eleva a mito y coloca a este título entre los 10 mejores films de la Ciencia Ficción. Como homenaje, y sin que sirva de precedente, me atrevo a incluir el vídeo de la escena final. Un aviso importante para los que no hayan visto el film...por favor, no veas el vídeo. Para los demás, simplemente volver a disfrutar con una de las mejores escenas del cine de todos los tiempos. Un bocado de sabrosa Ciencia Ficción que merece un constante homenaje y visionado.


"Yo os maldigo a todos...¡¡¡¡"



CURIOSIDADES:

  • Nominada a dos Oscars (Mejor Música y Mejor vestuario)
  • Existían tres finales alternativos para el film. El que quedó fue el sugerido por el propio actor protagonista (Charlton Heston) muy alejado del escrito en la obra original de Pierre Boulle.
  • El propio autor de la novela, reconoció que el final visto en la pantalla es superior a lo escrito por él, e incluso que lo prefería al que él tenía pensado.
  • El rodaje transcurrió en los desiertos de Arizona y los estudios de la Fox en Los Ángeles.
  • Hubo una escena de mucha más polémica que la final, el beso entre dos personajes: Taylor (C. Heston) y Zira (Kim Hunter)
  • El primer director que decidió filmar esta película fue Blake Edwards ('Desayuno con diamantes', 1961)
  •  Tuvo en cine cuatro secuelas: 'Regreso al planeta de los simios' (1970); 'Huída del planeta de los simios' (1971); 'La conquista del planeta de los simios'(1972); 'Batalla por el planeta de los simios' (1973). Un remake de Tim Burton 'El planeta de los simios' (2001) y las nuevas entregas reboot 'El origen del planeta de los simios' (2011) y 'El amanecer del planeta de los simios' (2014). Además se realizaron dos series de TV: 'El planeta de los simios' (1974) y otra de animación 'Regreso al planeta de los simios' (1975)
  • Fue la primera película que tuvo una enorme repercusión en el merchandaising creado alrededor de ella (tazas, camisetas, juegos de cartas, etc...).



VALORACIÓN: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.